Escribir en la web no es lo mismo que hacerlo para uno mismo o para alguien de confianza. Hay que tener en cuenta que lo verá todo el mundo (es un decir) y que los errores pueden hacer que el esfuerzo que realizamos se vuelva en nuestra contra. También hay que pensar que no todos los canales son iguales: no es lo mismo escribir un correo electrónico que para Twitter o la Wikipedia.

  • Cuidar mucho (pero mucho mucho) la ortografía y los signos de puntuación. Si vas a dar una imagen de ti mejor que sea buena ¿no?
  • Las frases deberían ser preferiblemente cortas. Las oraciones muy largas ahogan al lector aunque no lea en voz alta.
  • Los textos cuanto más breves, mejor. Cuatro párrafos empiezan a ser demasiado.
  • En internet la gente no lee, escanea. Hay que poder apreciar de un vistazo las cuestiones más importantes usando subrayados y negritas. Y que los enlaces vayan en otro color.
  • Los títulos son una parte muy importante de un artículo. Más que títulos, haz titulares, que den ganas de leer el contenido, pero sin sensacionalismo.
  • A la gente le gustan los números. Títulos como “Los 20 mejores…”, “Los cuatro puntos…”, o como esta misma entrada “10 claves…” (ya veremos si funciona) aumentan la audiencia.
  • Lo más importante del artículo debe ir al principio, lo más irrelevante, al final. Una idea por párrafo, por favor.
  • En la web escribir TODO UN TEXTO EN MAYÚSCULAS significa gritar. ¿No querrás gritar, verdad?
  • Provocar el debate (sin gritar) es bueno. También es bueno llamar a la acción, a comentar, a participar… ¿Y tú qué opinas?
  • Y, por supuesto, apasiónate, practica el humor, comparte, príngate, reflexiona, enseña, aprende, transmite, cuenta, ríete y mete la pata…

Mucha más información sobre cómo escribir en (y para) internet en la web de Fundeu.