Parece claro que la transmisión de la información en el siglo XXI es, y será cada vez más, audiovisual. Más de la mitad de la población consume noticias y entretenimiento casi exclusivamente a través de películas, televisión y vídeos en internet. A la mayoría de la gente le resulta más fácil y cómodo informarse y emplear su tiempo de ocio de este modo que, por ejemplo, leyendo un periódico o un libro, qué le vamos a hacer. Además, las imágenes se recuerdan mejor que otros formatos y facilitan la vinculación emocional de los espectadores con los creadores (pensad en ciertos anuncios). Por eso, las entidades culturales no relacionadas directamente con lo audiovisual, como las artes escénicas, los museos y galerías, el mundo editorial… deben tener muy en cuenta este aspecto de la promoción de sus actividades y aprender a utilizar todo su potencial.

La tele ha muerto, viva la tele

Se dice que el concepto tradicional de televisión está muriendo debido a la aparición de la smart TV (que conectan el aparato a servicios de internet) y elementos como Apple TV (que trasladan el contenido de ordenadores y tabletas al televisor). Esto no va a pasar mañana pero la muestra y promoción de productos y servicios en general dejará de ser, en un futuro más bien próximo, patrimonio exclusivo de empresas con cierta capacidad económica para democratizarse. Plataformas como YouTube o Vimeo serán un canal más. El mundo de la cultura tiene grandes ventajas en este aspecto, ya que la creación de contenidos es su materia primordial, pero también algunos inconvenientes, por desconocimiento de los lenguajes.

Esto quiere decir que se deben utilizar estos nuevos medios de comunicación para contar historias más que para hacer directamente publicidad. Pensemos en una compañía teatral: En general suelen subir a YouTube vídeos promocionales de los espectáculos como si fueran larguísimos spots, cuando tienen en sus manos la materia prima para trasladar al espectador a otros mundos y otras vidas. Pensemos en la promoción de un libro, cuando se cuelgan en la red aburridísimos actos de presentación (ojo, para verlos en vídeo, no decimos que este tipo de actos sean insufribles, ejem…). Qué interesante sería que, por medio de imágenes, nos adentraran en lo que se relata.

Audiovisuales y social media

Hay que tener en cuenta que no hablamos de una película o un documental completos que se pueden ver a través de la red, hablamos de comunicación y atracción de públicos. Y como tampoco queremos pontificar, simplemente presentamos aquí, a partir de nuestra propia experiencia, tres elementos importantes a tener en cuenta a la hora de plantearse un trabajo de este tipo, dejando aparte del concepto de calidad técnica, que damos por supuesto:

  • La duración: generalmente es preferible la brevedad. Por supuesto, depende de muchos factores: si se transmite una conferencia, podemos dejarla completa, y aburrir a un muerto, o hacer un resumen de lo más interesante, todo dependerá del público al que vaya dirigida la grabación. Un ejemplo típico de la necesidad de ser breve lo constituyen los vídeos de promoción de muchos montajes escénicos. Los hay que se empeñan en colgar la obra completa, o casi, pero ¿quién quiere ver teatro en una pantalla? De uno a tres minutos que resuman la esencia del espectáculo, y la historia, será más que suficiente (de verdad, cinco minutos ya son demasiado). Al fin y al cabo, un spot publicitario dura 20 segundos y puede contar muchas cosas.
  • El estilo: siguiendo con los videos de teatro (que suelen ser un desastre, de verdad) otro error habitual es aprovechar una función para hacer la grabación, por lo que las cámaras se sitúan en el patio de butacas, siempre desde el mismo punto de vista y a veces hasta en plano fijo, un auténtico atentado contra el lenguaje cinematográfico. Es preferible dedicar una jornada a realizar una buena grabación sin espectadores, desde ángulos variados, incluso desde el fondo del escenario, usando primeros planos o medios, jugando al plano-contraplano en los diálogos… Si en una comedia se necesita transmitir la reacción del público (en los dramas no se le oye) se pueden insertar en el montaje pequeños fragmentos en vivo o sonido enlatado.
  • El tema: La gente es muy cotilla. Contar historias también es contar los entresijos, lo que hay detrás, por eso, en el mundo del cine hace mucho que descubrieron el valor de una making of, pero esos sí que saben. Además, es preferible tratar un sólo concepto en cada clip, precisamente por favorecer la brevedad y la centralidad de lo que se quiere contar. Si se habla de un museo, podría ser una exposición temporal, un determinado artista, o una actividad para escolares. Para una editorial es preferible contar la historia de un libro que hablar de una colección.

En muchos casos estos problemas tiene dos vertientes: por una parte, la entidad que solicita el vídeo, por ejemplo nuestra compañía teatral, no suele estar familiarizada con el lenguaje audiovisual ni con las claves del uso de internet. Por otra, la empresa encargada de la realización puede que sepa mucho de crear vídeos pero poco de transmisión cultural. Es una tarea fundamental que deben resolver las dos partes de la ecuación, planteando y coordinando bien cuál debe ser el resultado final.

Y para finalizar un ejemplo. Se trata de la promoción de una obra de teatro llamada Tribes en la que el protagonista es sordomudo. En el vídeo, de poco más de minuto y medio, el actor desvela apenas algunos datos claves de la trama. No hay escenografía, el fondo es negro, y todo está dirigudo a hacer comprender al espectador la situación. El hecho de que se utilice el lenguaje de signos, acompañado de la música apropiada, hace que la imagen tenga, desde nuestro punto de vista, mucha fuerza, como de danza contemporánea. Se dice que la promoción de este espectáculo no habría sido la misma sin este vídeo.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies